ACTUALIDAD
Salud En la Argentina se diagnostican más de 18 mil casos de cáncer de mama por año
Política Luis D'Elía declara hoy por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA
Política Julio De Vido pierde apoyo y ya estarían los votos para su desafuero en Diputados
Mundo Cataluña no cede y el Gobierno español prepara la intervención
Mundo Cataluña no cede y el Gobierno español prepara la intervención
Política Macri dijo que "Argentina vive una semana particularmente compleja"
Política Sergio Maldonado esperará autopsia: "Hasta no estar 100% seguro no lo voy a confirmar"

EEUU está "listo para el combate" si el régimen de Pyongyang lo desafía

Trump sostuvo a través de su cuenta en Twitter que espera que Kim Jong-un ceda en sus amenazas para que no sea necesario utilizar la fuerza.

Internacionales
SÁBADO 12 DE AGOSTO DE 2017

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió ayer en la retórica bélica hacia Corea del Norte y dijo que las fuerzas militares de su país están "listas para el combate", en un mensaje en su cuenta de Twitter, en el que dijo confiar que el líder norcoreano Kim Jong-un ceda en sus amenazas para que no sea necesario utilizarlas. 

"Las formaciones militares están completamente preparadas, listas para el combate, por si Corea del Norte actúa de forma imprudente. Espero que Kim Jong-un encuentre otro camino", escribió el republicano en la red de microblogging, en medio de la creciente inquietud internacional y a pesar del llamado a la calma de China. Avivando la beligerante retórica de los últimos días, el presidente estadounidense Donald Trump volvió a afirmar en Twitter estar dispuesto a usar la fuerza para frenar la carrera armamentística del régimen totalitario de Kim Jong-un.

Pyongyang, que en julio realizó con éxito dos pruebas de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) que podrían alcanzar territorio estadounidense, amenazó esta semana con atacar Guam, una remota isla en el Pacífico donde Estados Unidos tiene estratégicas bases militares. "Trump está llevando la situación en la península coreana al borde de una guerra nuclear", señaló Pyongyang. "Estados Unidos es, de hecho, el cerebro de la amenaza nuclear, el atroz fanático de la guerra", puntualizó.

Solución negociada

Sin tomar partido, China instó ayer a "dar muestras de prudencia" en vez de recurrir a "provocaciones mutuas que elevan la tensión". Pekín es el principal aliado de Pyongyang, pero recientemente votó en la ONU un endurecimiento de las sanciones económicas impuestas al régimen de Kim por continuar su programa balístico y nuclear. "China puede hacer mucho más", dijo Trump. Pekín, que ocho años después del final de la guerra de Corea (1950-1953) cerró "un tratado de amistad" con Pyongyang, propuso en varias ocasiones una solución para salir de la crisis: que Corea del Norte acabe con sus ensayos nucleares y balísticos y que Estados Unidos y Corea del Sur pongan fin a sus ejercicios militares conjuntos.

La tensión geopolítica, que ha afectado a las principales Bolsas mundiales, preocupa a otras potencias. La canciller alemana, Angela Merkel, se opuso a cualquier "solución militar" en Corea del Norte, en tanto Moscú advirtió sobre un deterioro de la situación. "Los riesgos son muy altos", dijo el canciller ruso, Serguei Lavrov. "Está claro que es hora de que todas las partes se concentren en formas de reducir las tensiones", dijo por su parte Stéphane Dujarric, vocero del secretario general de la ONU Antonio Guterres.

"Nada nuevo"

El presidente Trump, de vacaciones en su club de golf en Nueva Jersey, parece lejos de querer apaciguar los ánimos. Primero prometió "fuego e ira", luego se jactó del poderío nuclear estadounidense y el jueves dijo que su declaración "quizá no fue lo suficientemente dura". Corea del Norte "debería estar muy, muy nerviosa si piensa atacar a Estados Unidos", afirmó. Sin embargo, el secretario de Defensa, Jim Mattis, advirtió que una guerra con Corea del Norte sería "catastrófica" y aseveró que los esfuerzos diplomáticos están rindiendo frutos.

Bill Richardson, ex embajador estadounidense en la ONU y quien pasó años sofocando crisis con Pyongyang cree que se está "cerca" de llegar a un punto de no poder intentarlo siquiera. "Los dos líderes parecen que quieren dárselas de macho (...) y eso no ayuda en nada porque impide a los diplomáticos intentar buscar una salida diplomática", dijo Richardson, que advirtió sobre el creciente riesgo de que un incidente menor desencadene la guerra. Las tensiones en Asia tienden a agravarse días antes de los ejercicios militares conjuntos entre Seúl y Washington, previstos hacia el 21 agosto.

"El conflicto no puede solucionarse militarmente"

A pesar de la escalada de la retórica bélica entre Corea del Norte y Estados Unidos, la politóloga Jiyoung Song, de la universidad de Melbourne, considera poco probable que Pyongyang lance un misil a la isla estadounidense Guam, en el Pacífico. "Kim Jong-un sabe que EEUU se vengará. Y eso podría significar el final de Corea del Norte y la desaparición de su pueblo", dice la experta. "Kim sabe que lanzar un misil en dirección a Guam conduciría a una nueva guerra de Corea, puede que incluso a una Tercera Guerra Mundial", opina la experta. Song cree que la situación actual es "un reflejo de la guerra de Corea" entre 1950 y 1953 que concluyó con un armisticio, no con un tratado de paz. En aquella ocasión, el acuerdo fue suscrito por China por un lado y por EEUU por el otro, como representante de las fuerzas armadas de la ONU. "Desde el punto de vista norcoreano, la guerra nunca terminó", explica Song. Esto causó conflictos por décadas y condujo al aislamiento de Norcorea. El gobierno en Pyongyang lucha desesperadamente por su supervivencia. "Ven la posesión de armas nucleares como la única oportunidad de sobrevivir", añade.

   El plan de Pyongyang de lanzar misiles a Guam es, según Song, una reacción a las maniobras conjuntas de EEUU y Surcorea que tienen lugar todos los años a finales de agosto ante la costa oeste de la península coreana. Corea del Norte considera que son una amenaza.

   La retórica marcial de Donald Trump solo empeora la situación, opina Song. "Es muy insensible que el presidente hable de «fuego y furia»", dice. Muchos coreanos siguen recordando el "enorme número de bombas", entre ellas las de napalm, que lanzaron los estadounidenses durante la guerra. "Es un recuerdo muy doloroso".

   Song cree que es un puro "sueño" exigir a Pyongyang que renuncie a sus armas nucleares. "Sin bombas nucleares estarían indefensos", dice. La experta cree que una posible solución para la crisis es negociar. Primero, los implicados deben sustituir la tregua por un tratado de paz. Entonces se podrían poner de acuerdo pacíficamente, dice. "El conflicto no puede solucionarse militarmente".


× Inicio Deporte 9 Locales Regionales Nacionales Internacionales En Estudios Servicios Historia Programación Publicidad