Enviá tu WHATSAPP a la radio

ACTUALIDAD

Nacionales : La inflación fue de 2,9% en enero y superó el 49% en apenas doce meses | Nacionales : Piden reabrir la causa por presunto enriquecimiento ilícito del matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner | Nacionales : Prohíben salir del país a D'Alessio y le inhiben sus bienes | Internacionales : Tras una convalecencia de 17 días, Bolsonaro salió del hospital de San Pablo | Nacionales : La Procuración rechazó el pedido del juez Padilla para investigar a Stornelli |

 En vivo

Radio LT9

Opinión

Perspectivas de la economía santafesina

— Alberto Papini

MARTES 12 DE FEBRERO DE 2019

Para analizar lo que podría ocurrir en términos de producción en la Provincia de Santa Fe durante el año en curso, podemos desagregar los distintos sectores que conforman su producto bruto geográfico, destacar la relevancia de sectores básicos tal el caso del sector agropecuario, industrial, comercio y construcciones y en función de su evolución o tendencia de los últimos meses y el marco de la política nacional y contexto internacional para 2019, tratar de inferir su comportamiento en el mediano plazo interno y ver sus principales sectores.

Los sectores básicos de la economía provincial y su participación en la elaboración de productos son: sector agropecuario 12%, sector industrial, 21%, sector comercio 11%, construcciones 3%. El total de estos sectores suman 47% del total. El nivel de actividad de estos determinará en gran parte los ingresos del sector público y por ende sus gastos y el nivel de vastos sectores de servicio que dependen de la demanda de los sectores básicos que hemos seleccionado.

El sector agrario provincial presentará niveles de producción para su campaña 2018/2019 semejantes a los de la campaña 2017/2018, quizás pueda mejorar en un 1 o 2% a nivel general por mayores producciones de maíz y trigo y menor producción de soja, afectadas las siembras y resiembras por cuestiones climáticas.

El sector de carnes (3,7% del total del producto provincial) presentará buenas posibilidades para incrementar exportaciones pero dicho incremento se compensará por una retracción del consumo interno. En el primer semestre de 2018 se había incrementado la participación de hembras en faena y para algunos especialistas indicaría la entrada de un ciclo de liquidación, pero otros datos recabados a fin de diciembre dirían que la mayor liquidación de vientres en 2018 no estuvo acompañada de otros indicadores para definir un ciclo de liquidación y mermó durante el segundo semestre, si se confirma la merma en faena podrían recuperarse los precios internos y la mejora de exportaciones daría un crecimiento en la rentabilidad sectorial.  

La industria (21% del producto total provincial) presenta un pronóstico muy complicado, puesto que a nivel nacional disminuyó un 5% en 2018, pero diciembre cayó mucho más, un 14,7% respecto de igual mes de 2017, con una tendencia declinante para 2019. Lleva 13 meses seguidos de indicadores de tendencia-ciclo  negativos.

La industria automotriz importante en la provincia está en caída y diciembre descendió un 25,1% sin signos de recuperación para 2019. La fabricación de muebles y colchones con importantes fábricas en Santa Fe también disminuyó en diciembre un 31,1% y en el año un 12,6%, la retracción del consumo de bienes durables a nivel general no escapa a la situación de este sector.

La producción de maquinaria y equipo cayó un 29,4% en diciembre y en el año 2018 un 18,4%.

La producción de tractores y cosechadoras presenta actualmente caídas importantes que no se revertirán si no bajan las tasas de interés. La posible baja del costo financiero para 2019 respecto de las altas tasas del 2018, y la aparición eventual del crédito podrían mejorar la situación de un sector que tuvo bajas interanuales en el tercer trimestre del 2018 superiores al 50%.

La industria siderúrgica vinculada en gran parte a la exportación presenta un incremento anual del 3%, aunque en diciembre disminuyó un 21,3%. El mercado mundial podría presentar mejoras en la demanda del 2% al 3% estimativamente, la incógnita es lo que ocurrirá con la demanda interna por parte de sectores como la automotriz, metalmecánica y construcciones (demandante de hierro redondo), sectores que no tienen a esta altura del año signos de recuperación.

En la industria en general se observa una tendencia de disminución que fue mayor en los últimos meses, por lo cual de seguir por dicha senda el panorama sería muy complicado para el año en curso.

En el sector comercio para el 2019 se espera una tendencia descendente, producto de la disminución de capacidad de compra de los asalariados y del mantenimiento de altas tasas de interés que reducen las compras a crédito. Si el BCRA puede bajar la tasa a niveles cercanos al posible incremento de salarios e ingresos de sectores de ingresos bajos y medios, la situación podría mejorar, no obstante, los tarifazos programados para el resto del año y sus consecuencias inflacionarias atentaran contra el consumo.

El sector construcciones tendrá una disminución por la retracción fuerte de inversiones nacionales en el territorio provincial, según lo plasmado en el presupuesto del Gobierno Nacional para 2019 (el estado de la ruta 11 es un ejemplo de su situación). La parte privada quedará condicionada a la liquidez y tasas de interés; mientras que solamente el sostenimiento  de las obras provinciales y municipales puede amortiguar en parte la caída de la inversión nacional.

En este panorama, siendo el sector agropecuario el único que puede asegurar un leve incremento de producción para 2019, pero que participa en el total del empleo registrado provincial solamente con un 4,5%, mientras que sectores con no muy buenas perspectivas como la industria que participan con el 22,9% del empleo registrado, construcciones el 7,5% del mismo y comercio un 19,5% del total del empleo (sumados estos tres sectores abarcan un  49,9% del empleo total), denotan que la situación del empleo presentará importantes inconvenientes para mantener sus niveles actuales, con una disminución de la demanda y consumo por menores empleos y capacidad adquisitiva laboral.  

Las mejoras en la demanda coyuntural dependerán de la baja de la tasa de interés y de que no se devalúe nuevamente la moneda nacional, y ello solo ocurrirá si hay un ingreso de dólares suficientes en el sistema financiero, producto de la baja de interés a nivel internacional y direccionamiento de capitales especulativos a los países emergentes, tal cual ocurrió durante el mes de enero.

Las políticas del Banco Central poco podrán hacer si el mercado internacional se vuelve pesimista para los países emergentes, por lo cual la suerte de la economía a nivel nacional y la santafesina estarán sujetas a las decisiones de los fondos internacionales especulativos en este esquema de política económica nacional, donde las provincias están recibiendo los efectos contractivos de los ajustes dispuestos sin evidenciar signos de recuperación.

Por Alberto Papini, economista y docente. 

OPINIONES RELACIONADAS


ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina
Suscribite a nuestro Newsletter