Enviá tu WHATSAPP a la radio

EMERGENCIA SANITARIA CORONAVIRUS

UNIDOS: Vencemos al Coronavirus | CONSULTAS POR SÍNTOMAS SANTA FE: 0800 555 6549 | DENUNCIAS CUARENTENA SANTA FE: 0800 555 6768 | DENUNCIAS AUMENTO DE PRECIOS SANTA FE: 0 800 555 6768 opción 3 | VIOLENCIA DE GÉNERO SANTA FE: 0800 777 5000 | DENUNCIAS CUARENTENA EN ENTRE RÍOS : 0800-777-8476 | LÍNEA GRATUITA DE CÓRDOBA : 0800-888-0054 | IINGRESO FAMILIAR DE EMERGENCIA: www.anses.gob.ar | EMERGENCIAS MÉDICAS: 107 | ASESORAMIENTO PARA ARGENTINOS EN EL EXTERIOR: +5491162717291 / +5491144113057 | ASISTENCIA A ADULTOS MAYORES Santa Fe ciudad: 0800 777 5000 |

 En vivo

Radio LT9

Opinión

La revalorización del Estado

El escenario de la pandemia ha propiciado la atención de la sociedad a las medidas del Estado, reavivando la confianza y el diálogo institucional.

— Nicolás Cabó

MARTES 28 DE ABRIL DE 2020

A 38 días de iniciada la cuarentena, todo indicaría que el Presidente Alberto Fernández, tomó medidas a tiempo y que los efectos del Covid-19 serían menores a los inicialmente esperados. 

El Estado se revaloriza y cobra un rol fundamental para combatir al “enemigo invisible”, según lo denomina el propio Fernández. La diversidad de comportamientos y opiniones que se dan en Argentina y el mundo respecto de la pandemia, vislumbran los pensamientos por momentos antagónicos que conviven en nuestras sociedades. 

Tal como describe la filósofa Sol Yuan en un reciente trabajo, la pandemia ha sido vista como un designio divino, un escarmiento moral, la conspiración de estados diversos como Estados Unidos para ganar la guerra comercial, los chinos, porque eran muchos; los musulmanes, como una herramienta más del terrorismo. También se opina que la pandemia no es otra cosa que el inicio de un proceso que culminará con la llegada del ideal socialista o el advenimiento de un capitalismo aún más salvaje y perverso que el actualmente vivimos. 

Otros posibles aspectos son notados por otros tantos personajes, afirma la filósofa. Por ejemplo: el ministro de salud de Israel Yaakov Litzman sugiere que el coronavirus es “un castigo divino contra la homosexualidad”, el periodista y expolítico brasileño Marcos Paulo Riveiro de Morais propuso en su columna: “¿no sería interesante tomar al ejército… y montar un campo de concentración… y colocar ahí a las personas con problemas… etc.?” y en Capilla del Monte, en el centro de Argentina, el exconcejal por el Pro Julio Carballo anhela una triple limpieza racial, de clase y partidaria: “espero que la pandemia mate a cinco o seis millones de negros peronistas”. 

Los testimonios extraídos del texto de Yuan, reflejan la diversidad de pensamientos de personajes involucrados en la vida política de sus países. Frente a estas perspectivas que redundan en ver la pandemia bajo el aspecto divino, conspirativo o utópico, el Estado se erige como alternativa concreta a la hora de encarar los aspectos sociales, económicos y geopolíticos de este fenómeno global, proponiendo acciones y legislaciones que buscan dar rumbo al destino futuro de la sociedad atravesada por la pandemia. 

En el pasado de nuestra historia, luego de la segunda Guerra Mundial, el presidente Juan Domingo Perón lanzó el Plan Quinquenal, fomentó alternativas de sustitución de importaciones en la industria; políticas que buscaban mejorar la situación interna, avivar el consumo e intentar un reposicionamiento internacional. Hoy, poco sabemos del “día después”. Quizás un Plan similar al de Perón esté corriendo por los pasillos: “nadie se salva solo” repite el mandatario y en este sentido queda claro que el sector productivo necesita de la fuerza y el impulso de un mega plan Estatal. 

Las decisiones que se conocen -hasta hoy- del presidente Fernández, están dirigidas a proteger la salud de los argentinos y poner paños fríos a la dañada economía. El incremento del presupuesto en la salud pública, la asistencia económica a sectores sociales vulnerables y al segmento productivo, entre otras acciones, dejan de manifiesto la importancia del Gobierno. Son precisamente estas medidas las que reconoce la sociedad y tienen como desencadenante la revalorización del Estado, un efecto que este propone y alienta. Este acercamiento entre la sociedad y el estado no es producto exclusivo del contexto, sino de un modo de concebir la política, por parte de un presidente que tiene claro el rol del Estado ante las necesidades de su pueblo.

El presidente Alberto Fernández dijo al comentar su reunión con gobernadores en busca de apoyo para la renegociación de la deuda, que “tal vez esta sea la oportunidad para construir un país más solidario”. De seguro, ni la pandemia ni la deuda de este país son el mejor contexto para mejorar la economía y la salud de un país. Lo que quiere decir Alberto con estas palabras, podría arriesgarse, es que se necesita mucho más que una realidad para cambiar las cosas, y que las cosas no marchan solas a ningún destino inexorable. Lo que se necesita hoy es la capacidad de la acción presente del Estado y el apoyo de la sociedad, en busca de un país más justo e igualitario.

Nicolás Cabó

OPINIONES RELACIONADAS


ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina
Suscribite a nuestro Newsletter