Enviá tu WHATSAPP a la radio

EMERGENCIA SANITARIA CORONAVIRUS

UNIDOS: Vencemos al Coronavirus | CONSULTAS POR SÍNTOMAS SANTA FE: 0800 555 6549 | DENUNCIAS CUARENTENA SANTA FE: 0800 555 6768 | DENUNCIAS AUMENTO DE PRECIOS SANTA FE: 0 800 555 6768 opción 3 | VIOLENCIA DE GÉNERO SANTA FE: 0800 777 5000 | DENUNCIAS CUARENTENA EN ENTRE RÍOS : 0800-777-8476 | LÍNEA GRATUITA DE CÓRDOBA : 0800-888-0054 | INGRESO FAMILIAR DE EMERGENCIA: www.anses.gob.ar | EMERGENCIAS MÉDICAS: 107 | ASESORAMIENTO PARA ARGENTINOS EN EL EXTERIOR: +5491162717291 / +5491144113057 | ASISTENCIA A ADULTOS MAYORES Santa Fe ciudad: 0800 777 5000 |

 En vivo

Radio LT9

Opinión

La hora del ciudadano

— Adrián Brodsky

MIÉRCOLES 10 DE JUNIO DE 2020

Algunos sectores minoritarios de nuestro país consideran que las disposiciones del Gobierno Nacional tendientes a cuidar la salud y la vida de los argentinos ante la pandemia, ponen en peligro la democracia y atentan contra las libertades individuales consagradas en la Constitución Nacional.

En este sentido, hace algunos días atrás, los 300 firmantes de una carta abierta, intentaron comparar la frase pronunciada y defendida por el Presidente Alberto Fernández “Es la hora del Estado”, con la desafortunada  premisa del destacado escritor de extrema derecha, Leopoldo Lugones quien, en el discurso pronunciado en Lima en 1924, manifestó que “…Llegó la hora de la espada”. 

Aquella expresión de Lugones, fue dirigida a militares Argentinos y Latinoamericanos y esa “hora de la espada” aparecía como una prédica a las Fuerzas Armadas, con el fin de derrocar a las democracias de sus respectivos países y  “ordenar” a sus pueblos a través de las armas. Esto sucedería años más tarde, cuando las fuerzas encabezadas por el General José Félix Uriburu destituyeron por la fuerza al gobierno democrático de Hipólito Yrigoyen, dando comienzo a la Década Infame en nuestro país.

“La hora de la espada” de  Lugones y “la hora del Estado” del actual Presidente Argentino, que algunos malintencionadamente intentan equiparar, aparecen claramente como expresiones ideológicas diametralmente opuestas.

El Primer Mandatario de nuestro país estableció que el Estado Argentino, desde un comienzo, iba a defender prioritariamente el bien jurídicamente protegido más importante, es decir la salud y la vida de los integrantes de la sociedad. Por otra parte, el Presidente decretó una serie de medidas que intentan generar alivio en la debilitada situación económica de gran parte de la población

En estos meses, los argentinos entendimos claramente, aunque algunos intenten desvirtuarlo, lo  que significa la hora del Estado en el cuidado de la salud. En estos más de 60 días advertimos, además, la importancia de las medidas económicas adoptadas para atenuar la situación de crisis.

Ha llegado el momento de tener claros los conceptos y no intentar agregarle confusión y angustia a nuestro  golpeado pueblo.

En consecuencia, “La hora de la espada”, es lo que todos los Argentinos tenemos que evitar defendiéndonos del peligro que significan el espionaje ilegal, la sumisión a los sectores internacionales de poder económico o el otorgamiento de beneficios a los que cometieron delitos de lesa humanidad, como claros ejemplos de “…Peligro para la Democracia”.

“La hora del Estado”, es lo que los argentinos tenemos que valorar en la medida que las disposiciones emanadas por el gobierno tiendan a resguardar la salud  y a atender las necesidades económicas de los grupos más vulnerables.

Entendidos estos conceptos con precisión, es imprescindible incorporar otra noción fundamental en estos días, porque ha llegado para todos “la hora del ciudadano”, el momento de la responsabilidad social, porque de nada valdrá el esfuerzo que venimos realizando la mayoría de los habitantes, si le damos entidad a ese pequeño grupo que intenta impulsar el incumplimiento de la cuarentena y de las medidas sanitarias, con el ridículo argumento de “la democracia está en peligro” o que “a mí nadie me va a decir lo que tengo que hacer”.

En esta “hora del ciudadano”, depende de cada uno de nosotros tener la conciencia social necesaria para, más allá de cumplir con la ley, responder a la obligación moral de cuidarnos entre todos y entender perfectamente que nuestro accionar repercute en los otros y que más que nunca, debemos respetar aquella frase que no por repetida, deja de tener enorme valor: “Mis derechos terminan cuando comienzan los de los demás”.    

OPINIONES RELACIONADAS


MAS LEÍDAS

ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina
Suscribite a nuestro Newsletter