Enviá tu WHATSAPP a la radio

EMERGENCIA SANITARIA CORONAVIRUS

UNIDOS: Vencemos al Coronavirus | CONSULTAS POR SÍNTOMAS SANTA FE: 0800 555 6549 | DENUNCIAS CUARENTENA SANTA FE: 0800 555 6768 | DENUNCIAS AUMENTO DE PRECIOS SANTA FE: 0 800 555 6768 opción 3 | VIOLENCIA DE GÉNERO SANTA FE: 0800 777 5000 | DENUNCIAS CUARENTENA EN ENTRE RÍOS : 0800-777-8476 | LÍNEA GRATUITA DE CÓRDOBA : 0800-888-0054 | INGRESO FAMILIAR DE EMERGENCIA: www.anses.gob.ar | EMERGENCIAS MÉDICAS: 107 | ASESORAMIENTO PARA ARGENTINOS EN EL EXTERIOR: +5491162717291 / +5491144113057 | ASISTENCIA A ADULTOS MAYORES Santa Fe ciudad: 0800 777 5000 |

 En vivo

Radio LT9

Opinión

Llegó el momento de que EE.UU aprenda de democracia con humildad

— Pedro Brieger

LUNES 09 DE NOVIEMBRE DE 2020

En la mayoría de los países democráticos, pocas horas después de que cierran las urnas, se conoce quién gana una elección presidencial. Esto no ha sido así siempre en Estados Unidos, porque el país más poderoso del planeta -al que le gusta dictar cátedra sobre democracia- tiene un sistema electoral anacrónico, extremadamente complicado, confuso y descentralizado. Es más, al no existir un poder electoral nacional e independiente como lo tienen la mayoría de los países democráticos, son los medios de comunicación los que informan del escrutinio, que sirve de guía incluso para los partidos políticos.

Por otra parte, al votarse representantes a un Colegio Electoral -que es el que elige al presidente- el llamado voto popular pasa a un segundo plano y no siempre vence quien obtiene más votos en todo el país, como lo pudieron comprobar Al Gore en 2000 y Hillary Clinton en 2016. Aunque parezca elemental, vale la pena recordar que en la mayoría de los países con sistema presidencial quien obtiene la mayor cantidad de votos gana la presidencia.

El estadounidense es un sistema electoral verdaderamente caótico, ya que cada estado tiene sus propias leyes electorales, sus particularidades, sus reglas, y donde el voto por correo o la fecha límite para inscribirse varían de estado en estado. Además, la resolución de discrepancias por resultados inciertos puede llevar a enfrentamientos entre una legislatura estadal y el gobernador, o que termine definiendo la Corte Suprema de Justicia.

El presidente Donald Trump denunció públicamente fraude de la oposición (sin ofrecer pruebas), mientras Joe Biden pide que se cuente hasta el último voto, lo que -obviamente- es muy normal en sociedades democráticas. Dos días después de las elecciones, y cuando todavía no había resultados finales, Trump tuiteaba “paren de contar” en una de las declaraciones más insólitas que se puedan escuchar durante un proceso electoral, como si hiciera falta aclararle que en una elección democrática se cuentan todos los votos.

¿Cómo calificar un sistema electoral en el que el presidente en ejercicio plantea que el partido opositor está pergeñando un monumental fraude sin ofrecer evidencia y donde se debate si hay que contar todos los votos? Muy sencillo: es un desastre. En vez de que EE.UU. insista en “enseñarle” al resto del mundo lo que es la democracia, tal vez ha llegado el momento de aprender, con humildad. Nunca es tarde.

Por Pedro Brieger

Mirá la nota publicada en CNN en español 

OPINIONES RELACIONADAS


MAS LEÍDAS

ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina
Suscribite a nuestro Newsletter