Enviá tu WHATSAPP a la radio

ACTUALIDAD

Información General: Un nuevo sismo sacudió durante la madrugada a Cuyo | Economia: Aceiteros pedirán un bono de fin de año de 60 mil pesos | Política: El Gobierno aceptó la renuncia del fiscal Germán Moldes | Política: Alberto Fernández cancela su viaje a Europa y se enfoca en pulir el gabinete | Información General: Cerró la distribuidora de Sancor en Tucumán: 40 despidos | Judiciales: La justicia rechazó liberar a Julio De Vido | Política: Se aprobó por ley la enseñanza de folclore en escuelas |

 En vivo

Radio LT9

Internacionales

Alarmante nivel de violencia contra los chicos en distintas zonas de conflicto

Un informe de Unicef advierte que prácticas extremas, como el uso de escudos humanos o la esclavitud, se están convirtiendo en prácticas estándar; la desnutrición también hace estragos
VIERNES 29 DE DICIEMBRE DE 2017

Para los chicos que viven en países con conflictos armados, 2017 ha sido un año sin respiro. Fueron usados como escudos humanos en Irak y Siria, violados en República Centroafricana y reclutados por grupos armados en Sudán del Sur, según un estremecedor informe de Unicef.

La organización alertó sobre que la escala de ataques a chicos en el mundo es "alarmante" y que los atacantes han violado "descaradamente" las leyes internacionales diseñadas para proteger a los más vulnerables.

Los chicos no estuvieron a salvo ni en sus hogares, ni en las escuelas, hospitales o patios de recreo, sostuvo la organización. El informe advirtió que en varios países donde hay conflictos los matrimonios forzosos, los secuestros y la esclavitud se han convertido en tácticas estándar en conflictos desde Siria y Yemen hasta Nigeria y Myanmar, dijo Unicef.

"Esta brutalidad no puede ser la nueva normalidad", destacó el director de los programas de emergencia de Unicef, Manuel Fontaine. "El mundo no puede permanecer insensible ante estos ataques", añadió.

Millones más de chicos se convierten en víctimas indirectas de estos conflictos. Sufren malnutrición, enfermedades y traumas mientras que se los priva de servicios básicos como el acceso a los alimentos, al agua, a instalaciones sanitarias y médicas.

De acuerdo con los datos recopilados por Unicef, 700 chicos fueron asesinados en el conflicto de Afganistán en los primeros nueve meses del año. En Siria, en tanto, los menores viven atrapados en medio de la violencia y los bombardeos, y hay reportes de que algunos fueron alcanzados por francotiradores y usados como escudos humanos.

El mes pasado, Unicef denunció la peor crisis de malnutrición en Siria desde el comienzo de la guerra, en 2011, con un 11,9% de los menores de cinco años que sufre malnutrición severa, en comparación con el 2,1% de enero.

En Yemen, los datos que pudieron ser verificados indican que 5000 chicos murieron o fueron heridos en los 1000 días del conflicto armado entre una coalición militar dirigida por Arabia Saudita y los rebeldes de la comunidad chiita de los hutíes, apoyados por el régimen teocrático iraní. 

Sin embargo, se teme que la verdadera cifra de menores yemeníes afectados sea mucho más alta.

El conflicto en Yemen causó una grave crisis alimentaria y, según Unicef, hay 1,8 millones de chicos que sufren malnutrición. Además, más de 11 millones menores yemeníes necesitan asistencia humanitaria.

En Myanmar, los chicos de la minoría musulmana rohingya sufrieron en los últimos meses violencia generalizada y fueron testigos de la destrucción de sus aldeas, por lo que fueron forzados a abandonar sus comunidades y desplazarse, la mayoría hacia campamentos de refugiados en Bangladesh, país vecino.

Unicef considera que en zonas remotas del estado noroccidental de Rakhine, donde históricamente han estado instalados los rohingyas, los chicos siguen sufriendo las tensiones que persisten entre el ejército birmano y grupos armados formados sobre bases étnicas.

En África, Unicef alertó sobre que unos 850.000 chicos se vieron forzados a desplazarse a raíz del conflicto interno en República Democrática del Congo, que se extendió a la región central de las Kasai. Además, 350.000 sufren desnutrición severa y el enfrentamiento provocó la destrucción de 400 escuelas y 200 centros de salud.

República Democrática del Congo es el segundo país más pobre del mundo, y la estrategia de Unicef es fomentar la educación, ya que el 45% del total de los chicos que se matriculan en educación primaria abandonan la escuela.

En el nordeste de Nigeria y en Camerún, el grupo jihadista Boko Haram obligó este año a por lo menos 135 chicos a efectuar atentados suicidas, cinco veces más que el año pasado.

En Sudán del Sur, donde la guerra civil y el consiguiente derrumbe de la economía llevaron a una situación de hambruna en varias partes del país, más de 19.000 menores fueron reclutados por la fuerza para participar en los combates y más de 2300 murieron desde que los combates empezaron hace cuatro años. (ANSA)

NOTICIAS RELACIONADAS


MAS LEÍDAS

ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina
Suscribite a nuestro Newsletter