Enviá tu WHATSAPP a la radio
Internacionales

Once días de inundaciones en Porto Alegre, epicentro de la catástrofe en Brasil

La capital del estado de Rio Grande do Sul soporta una histórica inundación, fruto de torrenciales lluvias en todo ese distrito que afecta a unas 45 localidades y ha provocado al menos 143 muertos, 131 desaparecidos y 81 mil evacuados
MARTES 14 DE MAYO DE 2024

Porto Alegre está sitiada por aguas barrosas que arrastran a su paso lo que encuentran. Hoy es una ciudad distópica. Una marea indetenible la dejó sumergida en sus barrios más bajos a orillas del Guaiba. Un río y un lago a la vez, según cómo se mire su hidrografía. 

En esos dos sustantivos puede aparecer una explicación de la tragedia. Un río requiere de ciertas defensas. Un lago no tanto. En la capital de Rio Grande do Sul se impuso la mirada menos proteccionista, como en otras grandes urbes de Latinoamérica. Ganaron las leyes del mercado inmobiliario, tan depredador como los que deforestan a diario la Amazonia.

Otra razón es la corriente del Niño. La cuenca que rodea a la capital de Rio Grande do Sul pasó en pocos meses de la bajante en plena estación seca a los 5,35 metros. Una marca que superó a los 4,75 de la gran inundación de 1941. Pasaron 83 años. No hubo grandes obras y sí una desatención criminal que ya costó 143 muertos, 131 desaparecidos, 81 mil evacuados y que 441.300 personas se quedaran sin hogar. Muchas huyeron hacia ciudades en el norte del Estado y Santa Catarina.

Las imágenes de los dos grandes estadios de la ciudad, el Arena do Gremio y el Beira Rio del Inter, su clásico rival, son la postal más elocuente del desastre ambiental. Parecen dos anfiteatros en ruinas. Bajo el agua amarronada desaparecieron sus campos de juego. 

Las lluvias que no cesan son la peor amenaza.

El interior del estado vecino a la Argentina está igual o peor. Los ríos Taquari, Jacuí, Caí y Sinos siguen creciendo. Las previsiones son las peores. Solo el primero subió siete metros en casi 24 horas, consigna Gustavo Veiga en una nota publicada en Página 12.

La pequeña ciudad de Estrela, en una región colonizada por alemanes, quedó destruida. Es una de las 444 que según Zero Hora (ZH), el principal diario de Porto Alegre, sufrieron graves consecuencias a causa de las lluvias y el desborde de los efluentes que desembocan primero en el Guaiba, después en la laguna de los Patos y por último en el océano Atlántico. Un sistema hídrico que no da abasto y semeja un embudo hacia el sur del Estado.

Las intensas lluvias en las serranías, en ciudades turísticas como Gramado y Canela, aumentan las dificultades. Todo el agua que baja hacia Porto Alegre y su periferia – Canoas es una de las localidades más afectadas – queda estancada y no encuentra salida.

NOTICIAS RELACIONADAS


MAS LEÍDAS

ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina
Suscribite a nuestro Newsletter